Tras la fecundación y el desarrollo embrionario temprano en el oviducto, el embrión pasa al útero, siendo el líquido uterino (UF) el medio fisiológico donde se desarrolla hasta que se produce la implantación.

El uso de los fluidos naturales, los gametos y los embriones se encuentran específicamente en el tracto reproductivo durante su desarrollo, aumenta la calidad de los embriones producidos in vitro.